Bruja

¿De dónde partieron los versos
que ahora me han abandonado?
¿Qué desierta tierra habitaron,
incólumes,
malditos?
Gastados los hallo,
con esquinas perdidas,
con jirones esparcidos,
la sombra de la duda
sobre su propia real existencia,
la sombra del delirio
que no sabe si besó
más imaginación que cristal,
si fue más verdad que mentira.

¿De dónde creció la hierba
que vió cubrir el cielo de figuras,
que cesó los rayos,
que calló las tormentas?
Ése camino dónde te esperé,
enamorada amante
dama de la inspiración,
con tus luces y reflejos de nada,
con tu velo blanco luna
y el brillo rojo, carne,
de tus labios.

Has jugado conmigo, sí,
tú lo sabes bien,
la esclava fiel, sumisa
dispuesta a morir por tí
a un solo movimiento de tu dedo,
afilado, cruel,
tan hermoso…
Dime, ¿a dónde estrello
yo esta rabia?,
¿a dónde vuelco
mis ganas de matar
si te sigo deseando?.

Vamos, no niegues que algún día
también me esperaste,
a lomos de tu orgullo
escondido, domado
para que no lo viera, ni siquiera
tú,
que aunque sólo fuera un sólo instante
ardiste en la visión de tu sirviente,
y eso aún te quema,
y en las madrugadas
después de haberme abandonado
mi imagen aún te arranca
gritos ahogados,
ansias prohibidas,
lágrimas que jamás reconocerás,
y aunque no lo nombres
sabes que es amor,
tú, sí tú,
tú que me despreciabas,
que cambiaste
el negro de la noche
por la oscuridad sólida de tu corazón.

Dime, ahora que mi sangre
hierve en las venas,
que es tu mismo veneno del revés,
¿porqué diablos no puedo
darte el fin que mereces?
estrangularte, borrarte,
empujarte al suelo y…
quitarte la ropa y sujetarte,
tirar esas barreras
tras las que te escondes,
hacerte confesar
el amor que ocultas,
que reniegas, que te taladra,
escucharlo de tu lengua
que me albergas,
amar a la mujer que eres,
o asesinar tu máscara
y con ella a todo.

Más te digo,
tu influjo me perseguirá hasta la tumba,
pero tú vagarás hasta el fin de tus días
pronunciando mi nombre.

La hierba, los pájaros,
los duendes y las hadas
te verán volverte loca,
ir de un lado a otro
con la razón enterrada,
perdida,
serán testigos de tu mal
volverse contra tí
y convertirte en el fantasma
tras lo que un día probaste y rechazaste.
Pero el sabor perdura,
oh bien lo sé yo,
tú me lo enseñaste,
tú que antes de mí
ya tuviste a otras.

Habrás de hacerte
las mismas preguntas que yo
sin respuesta,
arrastrarte
por los mismos sitios,
tocar las mismas puertas…
y aún así quisiera
que no lo hicieras,
encontrarte reina,
inmutable, altiva,
dueña de todo y de mí,
sabiendo que tú necesidad
no es menor que la mía,
volviendo tu mano hacia mí
invitándome a morir
un poco más
en la hiedra de tu cama,
arremolinándome el pelo
con las púas de tus dedos,
diciendo que yo soy la única,
que jamás me negarás
el flujo de tu elixir,
que siempre será verdad.

Tal vez las estrellas
me vean mirarlas,
rezar,
creer lo imposible,
que una parte de tí
no es la de una bruja,
que estás ahí,
en algún lugar,
que ese lugar
son mis sagrados dominios,
la fortaleza que ni tú
puedes derruir,
ni yo en todos mis pálpitos denegar,
que una parte de tí
me pertenece,
desde el mismo instante
en que tú
te apropiaste mi libertad,
tú, hada,
mala hada que sometes
el universo a tus deseos,
que hayaste en mí
la perfecta fuente
donde dejar caer el estanque
de tus deseos
para que fueran eternos,
que haces en tus palabras,
tus gestos, tu boca
lo que eres, lo que te nombra,
lo que me encadena,
me ata, me sucumbe,
mi inspiración.

Tú, bruja salida de las cavernas
más profundas de la tierra,
demonio,
ángel de mi cielo y de mi firmamento
que me vacia casi tanto
como me llena,
tú,
dime,
¿de dónde salió mi locura?
¿de tus palabras o de las mías?
¿de tu amor o del mío?
¿de la magia…o del infierno?
habla,
habla por Dios, por Satanás o por lo que conozcas,
dime de una maldita vez quién eres,
qué soy yo que me has transformado…
qué mujer, si es que acaso lo eres,
se esconde tras ese espíritu
aparecido en la noche
que subyace al intenso roce
de tu cuerpo desnudo,
al susurro de tus velos
en el oído de tu amante,
al abismo de tus ojos
que promete un alma
como ninguna jamás
se ha conocido.

Descúbrete,
déjame desnudarte, arrancarte la verdad
o termina de acabar conmigo, mátame,
y aún cuando lo hagas
mi recuerdo te perseguirá,
mi nombre será lo último que olvides,
mis ojos,
sí, mis ojos,
será lo que los restos de tu corazón
más quieran.

luna-de-noche

/Recuperando antiguos versos, cuando mi vida y mis demonios eran otros./

//Escrito por Atlanthis// //Blog Registrado. CC. Todos los Derechos Registrados//

Anuncios

3 Respuestas a “Bruja

  1. Gracias a las dos por vuestros comentarios ;)

    eigual, sabes levantarle el ánimo a una…jeje

    Me gusta

  2. Creo que alguna vez te lo he dicho, no lo recuerdo: que cuando escribes poesía “matas”, con cada palabra. Qué eres artista que emociona, desde el primer verso hasta el último. Me encanta cuando escribes poesía, y sinceramente me quedo con tu parte poeta… sin quitar importancia y valor, al resto. En resumidas cuentas: que me gustan mucho tus poemas… (aunque este ya lo había leído alguna vez, y ha sido un placer volver a hacerlo). Un saludo!

    Me gusta

  3. gracias por devolverme la visita!!! y por los cumplidos!!!

    me encanto tu poesia!!!! (me identifico muchoooo…)

    podes agregarme a donde quieras…todo un honor
    un saludo cordial
    Georgina.

    Me gusta

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s